Quinta Campestre Un Relajante Fin de Semana

Escaparse un fin de semana o un día festivo a una bonita quinta o cabaña cerca de Monterrey ha sido una tradición que ha aumentado con los años entre los nuevo leones. Anterior mente estas quintas o haciendas solo podían utilizarlas los adinerados como casas de veranos afortunadamente hoy en día hay muchas opciones que nos permiten rentar una quinta con un precio asequible para pasar un fin de semana esplendido.

La renta de quintas para fin de semana ha sido una gran opción para las parejas casadas que buscan un lugar donde encontrar tranquilidad y un respiro del día a día con sus hijos para poder pasar un momento solos y relajados. No tienen por que estar todo el día en la cabaña o quinta que vayan a rentar también pueden visitar el pueblo, restaurantes y caminar a los alrededores.

quinta campestre fin de semana monterrey nuevo leon

quinta campestre fin de semana monterrey nuevo leon

Hay familias que se dispersaron por todo el país y se les dificulta mucho el poder reunirse para saludarse y convivir. Las quintas y cabañas campestres son una gran manera de juntar a la familia con cualquier pretexto tal como celebrar un día especial o un cumpleaños. Una quinta campestre grande con numerosas habitaciones y baños, o tal vez una gran cabaña central y unas pequeñas situados cerca, pueden acomodar fácilmente una gran familia de hermanos, primos o parientes políticos. Los miembros de la familia pueden fácilmente compartir comidas y tiempo juntos teniendo sus propios lugares para dormir.

Muchas parejas que han planteado con sus familias pasar los fines de semana o las vacaciones de verano en una cabaña o quinta campestre buscan alejarse de la ciudad y sus trabajos durante la semana y les permite sentirse rejuvenecidos física y mentalmente y les sirve para reavivar los sentimientos que tienen entre ellos. A los amigos que tienen mucho tiempo sin verse estas quintas campestres son un gran pretexto para reunirse y pasar un momento inolvidable

Todo el mundo necesita a retirarse a una quinta campestre o casa de campo por lo menos un par de veces al año para llegar renovados a continuar sus actividades diarias en la ciudad llenos de vitalidad.